Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

martes, 12 de febrero de 2013

Esperanza por cojones.

Los papeles de Bárcenas parecen haber untado pomada corrupta a los culos de la cúpula del PP. Todos ellos lucrándose con la almorrana de recesión que millones de culos anónimos sufrimos de forma crónica. Aunque nos limpiemos con toallitas Hemoal cada vez son más los casos de hemorroide sangrante que o te seca o te suicida. (Al terminar el texto leo que hoy se suicida una pareja de ancianos. No se suicidan, les suicida lo sangrante del  desahucio)

Con tanto meneo de papeles la mierda ha ido a parar a la misma boca de Rajoy, sólo ha podido balbucear que algo había de cierto antes que tragar defecaciones propias y de compañeros. (Quizá un análisis riguroso de dichas heces podría arrojar pistas sobre la psicopatía que adolecen estos individuos aparentemente dedicados al bien común pero comúnmente dedicados a erradicar lo público hasta su extinción del diccionario).

Pero no es de heces de lo que quiero hablar. Decía que implican a toda la cúpula.
¡Ah no, a toda no! Como la pequeña aldea gala que en tiempos de Asterix se mantuvo incorrupta de orgías romanas se erige ahora doña Esperanza, limpia de polvo, paja y mierda. La fuerza sobrehumana de aquellos galos se debía a la poción mágica de Panorámix, la de Aguirre responde al por cojones de un ego descomunal que roza el patrón de dictador.

Tras el fingido retiro resurge la musa del PP. La única posible. Heroína de la derecha. La imagino alzando el dedo acusador (mano derecha), aniquilando a todo bicho corrupto mientras que con mano izquierda enfundada en guante blanco filtra papeles y otras suciedades, hoy al Mundo, mañana al País. La imagino con carcajada grotesca, irradia poder,  distingo una sombra a su lado, barajo opciones entre los no salpicados, otro depredador con piel de cordero, dudo si Gallardón. Claro que si preguntamos a González Pons sólo podría ser la alargada sombra de Rubalcaba.

3 comentarios:

  1. Q asco! El mundo da asco, pero aquí en casa parece q las arcadas son más fuertes. Pero salvo un puñado de personas los demás parecemos resignados a desbordar la rabia en el bar o en las cambiadas conversaciones de ascensor; cómo está el país! Ya ni hablamos del tiempo. Y lo peor más de uno estaría dispuesto a limpiar el culo a estos q se nos rasgan cagando encima. Nos quitan todo menos el hambre y el hambre es malo pero una vez q no tienes dignidad, casi se asume como un mal menor. A las calles!! Agarremos el orgullo con el q otros en nuestro bien lucharon, y aunq no se me entienda, tambien salgamos armados...

    ResponderEliminar
  2. Menuda "heroina" carapolla!
    A las callesssssssssssss!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar